Header Ads

Hasta ayer funciono la Cardiovascular en Santa Marta



Con el cierre anoche de la Clínica Fundación Cardiovascular de Santa Marta la atención de salud especializada quedó huérfana en el Magdalena y su capital lo que se constituye en un riesgo a la salud de casi 4.000 pacientes.
Así lo advierte el médico neumólogo José Miguel Berdugo Oviedo, quien desde la dirección ejecutiva de la Asociación de Empresarios del Magdalena (AEM) puso el ‘dedo en la llaga’ desde hacía mucho tiempo pero las fuerzas vivas de la ciudad hicieron oídos sordos.
‘‘Aquí debemos pensar en soluciones a un sistema de salud del Distrito que pueda garantizar a los samarios y a los visitantes una atención en salud de alto nivel porque los niveles primarios se pueden resolver fácilmente pero en los niveles de alta complejidad como los que tenía la Fundación Cardiovascular vamos a tener dificultades’’, indicó.
Berdugo considera que es importante viabilizar opciones urgentes que permita afrontar la situación actual, plantea el ingreso de nuevas tecnologías al Hospital Fernando Troconis. Además dice que debe invitarse a probables operadores del ámbito nacional o internacional para que se hagan cargo de esa infraestructura y se pueda montar una nueva institución acorde con lo que necesita Santa Marta.
‘‘Olvidémonos de la Cardiovascular porque el cierre ya es un hecho cumplido. Hace más de un año venimos luchando con esto, recuerdo cuando hubo la primera crisis y se planteó el cierre y desafortunadamente la gente en Santa Marta no atendió el llamado que hicimos porque esto es un problema de todos. La ciudadanía y las fuerzas vivas se durmieron, solo logramos la participación en aquel momento de algunos parlamentarios y de la gobernadora del Departamento. Posteriormente el alcalde de Santa Marta atendió al doctor Víctor Castillo para ver de qué manera la deuda del Distrito se atendía en plazos, pero en general los samarios no nos pellizcamos para buscar una solución en el curso de ese año que creímos que no pasaría nada. Y como siempre dejamos todo para última hora ya cerró la Fundación Cardiovascular (FCV) y requerimos una nueva institución’’, recalcó Berdugo Oviedo.
El director ejecutivo de la Asociación de Empresarios del Magdalena (AEM) dice que la situación de salud en Santa Marta es crítica y que no se vislumbra una solución en el corto plazo.
Por su parte los directivos de la FCV reconocen que aunque el cierre de la Clínica resulta más costoso, la decisión de cerrar es porque el negocio privado perdió su rentabilidad. Además la Alcaldía Distrital de Santa Marta le adeuda a la clínica cerca de $6.000 millones, mientras que la Nueva EPS debe casi $20.000 millones. Víctor Castillo confirmó que a los 400 empleados directos de la FCV en Santa Marta ya se les dirigió una carta de terminación de los contratos y que serán liquidados con todas sus prestaciones sociales.
PACIENTES DESAMPARADOS
Según el médico neumólogo José Berdugo, con el cierre de la FCV no solo se afecta a los profesionales de la salud y enfermeras que laboraban allí ya que también se perjudica a los estudiantes de Medicina o Enfermería que hacían sus prácticas y lo más grave aún son los miles de pacientes que quedan a la deriva y desamparados.
‘‘La preocupación ahora es que si con la capacidad instalada en la ciudad se pueda dar abasto con toda la demanda de la comunidad samaria. Con absoluta certeza no va hacer posible porque el sistema de salud no cuenta con las instituciones de salud para abarcar a todos los usuarios. Seguramente el que tenga los recursos económicos se irá hacia Barranquilla, a Bogotá o Medellín y el resto sufrirá un viacrucis ad portas de la Semana Santa’’, puntualizó. Hoy Diario del Magdalena. 






No hay comentarios.