Header Ads

Minhacienda dice que sobraron unos 20 millones de tarjetones de consultas presidenciales


Durante la jornada electoral, hubo quejas por falta de tarjetones para participar en las consultas. Aún no se tiene claro cuántos ciudadanos dejaron de participar. Procuraduría y Fiscalía abrieron investigaciones. El Registrador se defiende.
Foto: Cristian Garavito - El Espectador
La falta de tarjetones para participar en las consultas presidenciales fue el principal problema de la jornada electoral de este fin de semana. Aún no se tiene datos claros de cuántos ciudadanos se quedaron sin participar y en el ambiente queda un tufillo de suspicacia.  Los dos bandos, tanto de la derecha como de la izquierda, se quejaron por la situación. 
El registrador nacional, Juan Carlos Galindo, dice que no alcanzaron los recursos para imprimir más tarjetones. Asegura que no se recibieron los 33 mil millones que se habían solicitado para financiar las consultas, sino solo 26.450 millones. Esta declaración, con la que responsabiliza al Gobierno por lo sucedido, motivó el fuerte reclamo del candidato de la izquierda, Gustavo Petro, quien acusó de fraude al presidente Santos. 
Sin demora, el Gobierno, en la vocería del Ministerio de Hacienda, señaló que el problema por la falta de tarjetones no tuvo se origen en la falta de recursos. Según Mauricio Cárdenas, jefe de la cartera, la "Registraduría pidió recursos para imprimir 30 millones de tarjetones y sobraron más de 20 millones. Esa es la prueba de que el problema no fue por la ausencia de tarjetones sino por la mala distribución de los mismos", dijo Cárdenas en diálogo con Blu Radio.  Lea también: Fiscalía y Procuraduría investigan denuncias por falta de tarjetones en las consultas
Según el ministro, inicialmente la Registraduría hizo una solicitud de $32 mil millones. Se pidió un ajuste y pidieron los 26.450 millones, que finalmente se asignaron. 
"Es muy fácil, en medio de la reacción al calor de los hechos, atribuirle la responsabilidad al Gobierno, pero eso es incorrecto porque el Gobierno aprobó los recursos de acuerdo a la solicitud".
Ahora, dijo Cárdenas, "viene un ejercicio de auditoria en el que se va a mirar con lupa dónde quedaron esos 20 millones de tarjetones que no se utilizaron".
Por su parte, el registrador, Juan Carlos Galindo, señaló que "cuando hay un proceso con fallas, inmediatamente vienen los cuestionamientos. Pero, lo que ocurrió fue un cuello de botella con relación a una de las consultas, pero todo el proceso electoral estuvo bien organizado salvo esta problemática".
La única situación en la cual se eliminaría el riesgo de falta de tarjetas es cuando se imprima tarjetas del total del censo electoral. Es decir, 36 millones para cada consulta. En un futuro, así salga más costoso, eso es lo que hay que hacer", señaló.
Sobre el tema, la Misión de Observación Electoral, MOE, indicó que los tarjetones en puestos de votación de ciudades como Medellín, Bogotá, Barranquilla, Bucaramanga, Santa Marta, Cali, Sincelejo, Montería, Zipaquirá, Cúcuta, Manizales, Envigado. También en puestos en el extranjero en ciudades de Estados Unidos como Miami y Atlanta.
"En la ciudad de Montería este problema se centra principalmente en los puestos de Luis Amigó, Villa Margarita, Rancho Grande y Valle Grande Situación similar ocurre en los puestos universidad de San Buenaventura y Colegio Bennet de la ciudad de Cali. En Florencia Caquetá se han agotado los tarjetones de ambas consultas en el puesto Barrios Unidos", agregó la MOE. 
La Procuraduría General de la Nación abrió indagación preliminar contra funcionarios de la Registraduría Nacional, por una presunta falta de planeación en la distribución de tarjetones para participar en las consultas interpartidistas. Se indagará si existía y fue aplicado un plan de contingencia, que avaló el uso de fotocopias tras agotarse los tarjetones.
“En caso de la utilización de tarjetas electorales en fotocopias debe procederse así: los jurados de votación de la mesa recibirán del Delegado de Puesto la tarjeta electoral en fotocopia y procederán a firmarla en el reverso de la misma (no en el anverso ya que podría anular el voto), y se encargarán de verificar que al momento de introducir la tarjeta electoral en la urna la firma corresponda, todo lo anterior sin violar el derecho del secreto al voto”, advierte el reglamento que será revisado por la Procuraduría.
Por su parte, el fiscal general Néstor Humberto Martínez, informó que se inició una investigación por la falta de tarjetones, “comenzamos el recaudo de pruebas para identificar si ha habido una conducta relevante desde el punto de vista penal, fiscales adelantan actos urgentes por las denuncias recibidas”, señaló. El Espectador. 






No hay comentarios.