Header Ads

Samario murió electrocutado en Orihueca


De acuerdo a informaciones suministradas por los conocidos, la víctima vivió en esta ciudad, en el barrio Pescaíto, en donde hoy sus amigos, y familiares lo lloran desconsoladamente. Lo recuerdan como una persona honesta y trabajadora.

Rodrigo Alberto Correa Escobar, de 51 años de edad, realizaba mantenimientos a un motor en una finca de Orihueca, jurisdicción de la Zona Bananera, cuando de manera inesperada fue víctima de una descarga eléctrica.

Según las informaciones dadas por las autoridades, Correa Escobar residía en el predio de razón social ‘Fe de Palma’ y allí mientras realizaba la maniobra al aparato, la tarde del miércoles, a las 6:18 p.m., tocó accidentalmente un cable con el brazo derecho, y recibió el corrientazo.

Ante los gritos del hombre, sus allegados se percataron de lo ocurrido y lo llevaron hasta el centro de salud más cercano de Orihueca, en donde los médicos en turno lo auxiliaron pero a los minutos indicaron que estaba sin signos de vida. 

Los uniformados de la Policía de esa población arribaron al sitio para iniciar con las indagaciones del caso, así mismo para encargarse de la inspección judicial al cadáver, el cual fue llevado hasta la morgue local, y hoy fue entregado a sus familiares.

RESIDIÓ EN PESCAÍTO

Rodrigo Alberto Correa Escobar, residió en esta ciudad por mucho tiempo, se crió en el barrio popular Pescaíto; hizo muchas amistades que hoy con su muerte se sienten tristes. “Lo conocimos de mucho tiempo, siempre fue un hombre trabajador y comprometido. Amante al fútbol y quería a su samaria”, expresó un conocido.






No hay comentarios.