Header Ads

Sueco asesinado en Santa Marta viajó a Colombia para verse con su novia




Patrick Johnson llevaba dos meses en Santa Marta, tenía 56 años, se encontraba en la ciudad para encontrarse con su novia.

No era la primera vez que Jonas Patrick Johnson Ulf, un ciudadano sueco que vivía en la ciudad de Malmo, visitaba Santa Marta. Llevaba un año de idas y venidas con la intención de verse con su novia, de 23 años, con la que gustaba pasar sus días de verano.
Johnson tenía 56 años. Llevaba dos meses en la capital del Magdalena y disfrutaba de una semana santa donde no se habían presentado problemas mayores con la seguridad de los ciudadanos. Pero el sábado santo para el europeo y su novia se volvió negro.
Eran cerca de las nueve de la mañana y la pareja de amigos salió de un concesionario de la primera de Mayo de esa ciudad, con una moto bigui recién comprada. Ante la emoción dejó que ella manejara primero, él iba como parrillero. Recorrieron varias calles de la ciudad hasta llegar al barrio Manzanares, en la Cuarta con calle 32, cerca al Batallón Córdova.
Ahí un individuo, en una motocicleta boxter, los interceptó. Le pidió a Johnson que le diera su cadena de oro, pero este, con poco conocimiento del español, no comprendía lo que estaba pasando. La mujer entró en pánico y el asaltante sacó su arma, apuntó hacia el cuerpo del sueco y se desató un forcejeo entre ambos. El delincente disparó e hirió gravemente al turista.
Según informó el Coronel Gustavo Berdugo, comandante de la Policía Metropolitana de Santa Marta, la bala impactó en el hombro, al parecer no se veía como algo de gravedad pero el proyectil hizo un recorrido que afectó órganos vitales.
Lo llevaron en una ambulancia hacia la Clinica El Prado, en el centro de la ciudad. Ya era tarde. Llegó sin signos vitales. La inspección técnica del cadáver estuvo a cargo de la Sijin y posteriormente fue llevado a la morgue de Medicina Legal. Todavía no se conoce información sobre el traslado del cuerpo a Suecia.
El coronel Berdugo dijo que ha reforzado la seguridad en la ciudad, se está ofreciendo una recompensa de 40’000.000 COP por información y tiene a un equipo de policías trabajando con conjunto con la Fiscalía para capturar al culpable de este homicidio. El retrato hablado también ha sido clave para la investigación y el coronel afirma que “lo vamos que capturar”.







No hay comentarios.