Header Ads

Drogas, alcohol y sobrepeso, los problemas de Maradona



Tras la descompensación del exjugador de la selección de Argentina en el entretiempo de la albiceleste y Nigeria en Rusia 2018, le contamos algunos reveses de la salud del ganador de México 1986.

OLGA MALTSEVA / AFP
Muchos fanáticos de Diego Armando Maradona, alrededor del mundo, se asustaron con la falsa noticia que circuló este miércoles en redes. Se especuló que el exjugador de la selección de Argentina murió luego del partido de la albiceleste contra Nigeria, el pasado 26 de junio en San Petersburgo, Rusia.
En los videos y fotos del encuentro se le vio muy eufórico, de pie sobre las gradas sostenido por algunos acompañantes, celebrando los goles de Lionel Messi y Marcos Rojo, y la clasificación de su país a octavos de final.
La escena durante el partido daba pie a las suposiciones debido al historial clínico que tiene encima Maradona. Pero él, a través de su Instragram personal desmintió los rumores.
"En el entretiempo del partido con Nigeria me dolía mucho la nuca y sufrí una descompensación. Me revisó un médico y me recomendó que me fuera a casa antes del segundo tiempo, pero yo quise quedarme porque nos estábamos jugando todo. ¿Cómo me iba a ir? Les mando un beso a todos, perdón por el susto y gracias por el aguante, ¡hay Diego para rato!".
Esta no ha sido la única vez que Maradona les ha dado un susto a sus seguidores. Su historial de problemas de salud se remonta desde los 80, década en la que comenzó su relación con las drogas que lo alejó de las canchas por temporadas.
La primera vez ocurrió en 1982 cuando debutó con el F.C. Barcelona. El médico del cuadro culé le detectó hepatitis, debido a esto estuvo incapacitado durante tres meses.
Casi diez años después, el 17 de marzo de 1991, su acercamiento a las drogas comenzó a causarle problemas serios. En un control antidopaje, cuando jugaba para el Nápoles, de Italia, dio positivo en cocaína por primera vez en su carrera futbolística. ¿Las represalias? Suspendido 15 meses por la Federación Italiana de Fútbol, decisión que la ratificó el Comité de Apelación.  
Ese mismo año, fue detenido por la policía argentina tras un allanamiento en su apartamento en el barrio Caballito (Buenos Aires) en el que hallaron porte de drogas. Tuvo que someterse a un tratamiento de rehabilitación ordenado por un tribunal.
A comienzos del año 2000 tuvo el susto de su vida. Mientras se encontraba de vacaciones en Punta del Este, Uruguay, fue remitido al Sanatorio Cantegril tras una crisis cardiaca. De acuerdo con el médico que lo atendió, el exjugador se debatió entre la vida y la muerte durante 40 minutos. En el diagnóstico determinaron que Maradona sí presentaba restos de consumo de cocaína en la sangre y la orina.
Cuando le dieron de alta, viajó hasta Cuba para someterse a un tratamiento de rehabilitación y desintoxicación. Durante su estancia se acercó al líder cubano Fidel Castro. Cuando todos creían que había superado sus problemas de salud a causa de las drogas, en 2003, en pleno programa de televisión chilena conducido por la ex Miss Universo Cecilia Bolocco, tuvo una subida de presión. Lo hospitalizaron por precaución.
Además de su abuso con las drogas, también su mala alimentación, las fiestas, el alcohol y los excesos le generaron problemas de salud. En marzo de 2005, cuando pesaba 120 kilos, se sometió a un bypass en Cartagena, Colombia, en la que adelgazó 50 kilos cumpliendo una dieta estricta.
Pero su insistencia con el alcohol le pasaron cuenta en 2007 cuando fue internado el 28 de marzo en el Sanatorio Güemes, Buenos Aires. Durante ese año, estuvo hospitalizado en otras ocasiones, una de ellas decidió internarse en la clínica psiquiátrica Avril, para tratar su adicción al licor.
En 2015, estuvo en Venezuela por petición propia para hacerse los chequeos pertinentes de su bypass. Un año más tarde, acudió a un médico especializado en tratamiento biomolecular para bajar de peso.
Antes de viajar a Rusia y de cumplir con sus responsabilidades en el mundial como conductor del programa De la mano del Diez, viajó a Cartagena para su tercera revisión para llegar sin ninguna preocupación a su nueva ciudad de residencia, Minsk, Bielorrusia, tras firmar como presidente y director técnico del equipo FC Dinamo Brest, y a la cita del fútbol más importante en Moscú.
Como su talento en el fútbol, su vida estrafalaria y su problema con las drogas han sido tema de conversación. A sus 57 años, tras múltiples visitas al hospital y tratamientos de rehabilitación, Maradona no le da tregua a los titulares de prensa y tampoco sosiego a sus seguidores que esperan que la muerte del Diez llegue solamente por la vejez. El Espectador.






No hay comentarios.