Header Ads

Juez consideró que el ‘pescador’ es un peligro para la sociedad


A Gilberto Luna Parra, de 45 años, le imputaron los delitos de feminicidio y porte o tráfico de estupefacientes.
Gilberto Luna Parra, de 45 años, fue enviado a la cárcel Rodrigo de Bastidas sindicado de los delitos de feminicidio y porte o tráfico de estupefacientes.
El presunto responsable del crimen de la niña Nataly Pérez Velásquez, de 10 años, fue cobijado con medida de aseguramiento intramural, durante las audiencias concentradas que terminó en la noche de este lunes festivo en el edificio Galaxia.
El director Seccional de Fiscalía, Vicente Guzmán, aseguró que el “juez consideró los válidos los argumentos presentados por el ente acusador”.
“Se hicieron allanamientos y se encontraron evidencias en un inmueble en la casa de una persona que fue detenida, elementos importantes como prendas de vestir con sangre. Además de la declaración que tiene contradicciones y los testimonios de las víctimas”, dijo el fiscal en las afueras del complejo judicial.
Asimismo, el funcionario detalló que a Luna Parra le fueron hallados 44 gramos de clorhidrato de cocaína durante el allanamiento.
 “Él no se allanó al cargo de la droga y la ley prohíbe cualquier tipo de beneficio. El Juez consideró que era un peligro para la sociedad”, manifestó el fiscal Guzmán.
Gilberto Luna fue evacuado por personal del Esmad hasta la cárcel.
 “Él es un pescador, no es un asesino”
Aturdida por lo ocurrido, Elisa Navarro, esposa del indiciado, defendió su buen nombre y aseguró que él es un pescador y no un asesino.
“Yo tengo 26 años de vivir con él. No entiendo por qué lo acusan. Los gritos del papá de la niña nos alertan y entramos a la casa, el trató de cargarla pero como estaba bebiendo no pudo”, dijo.
Sobre las pruebas que encontraron las autoridades, Navarro aseguró que ellos “encontraron los zapatos porque se resbaló con la sangre y una pantaloneta de mi hijo que la llevó con otra persona al puesto de salud”. El Heraldo.  





No hay comentarios.