Header Ads

Personero pide declarar emergencia sanitaria por crisis de venezolanos



En Santa Marta el drama de los venezolanos es cada día más grande. La difícil situación que padecen se puede evidenciar fácilmente en sus rostros de desespero y el deteriorado aspecto físico que presentan mientras deambulan por las calles en busca de la caridad de las personas. 

Se estima que más de 50 mil migrantes han llegado a Santa Marta huyendo de la crisis que afrontan en su país, sin embargo, aquí las cosas no han sido menos fáciles pues la mayoría están en territorio nacional de manera ilegal y son pocas las posibilidades que tienen para subsistir. 

El Centro Histórico de Santa Marta, las playas y los parques están invadidos de venezolanos. En el día se les ve de un lado a otro rebuscándose en los semáforos con la venta de agua y dulces o pidiendo limosna, cuando llega la noche el panorama es más crítico, pues duermen sobre cartones en cualquier andén, banca o tribuna. 

Lo poco que consiguen en dinero o especie les alcanza escasamente para uno o dos alimentos en el día. Quienes más sufren son los niños, que no asisten al colegio y deben soportar el intenso sol, al igual que el frío de la noche, clamando al igual que sus padres que las jornadas de angustia y zozobra lleguen a su fin. 

El riesgo inminente de afectación a la salud y saneamiento por el alto número de venezolanos que viven en las calles de Santa Marta, motivó al Personero Distrital Shadan Rosado a hacer un llamado a la Alcaldía a que analice la declaratoria de emergencia sanitaria en la ciudad.

La medida es “necesaria y urgente” según explicó Rosado, quien advierte que el fenómeno migratorio que se registra ya desbordó la capacidad institucional del Distrito, por lo tanto “de no realizarse una intervención del Estado con recursos y herramientas de atención, las consecuencias serán graves para propios y visitantes”.

Lo que más alarma genera es la manera como permanecen en esta ciudad las miles de familia procedentes del vecino país. “Al no tener trabajo, ni un techo donde vivir, estas personas se instalan en cualquier sitio, donde pasan la noche y hacen sus necesidades fisiológicas, generando un foco de contaminación que afecta su propia salud y la de los habitantes de Santa Marta”, señaló.

Frente a este drama humanitario que viven los migrantes venezolanos, el Personero manifestó que se requiere de una política pública del Gobierno Nacional que sea replicada en Santa Marta. “Solo así será posible afrontar de la mejor forma la crisis social suscitada por las precarias condiciones en la que se encuentra esta población por la falta de acceso a la salud, educación y vivienda”, indicó. 

Las afirmaciones hechas por parte de Shadan Rosado, fueron corroboradas por el secretario de salud, Julio Salas quien precisó que los factores de riesgo medio ambientales se han incrementado a raíz de la presencia masiva de personas que pernotan en lugares públicos.

“Las deposiciones al aire libre, el arrojo de desechos y otras actividades propias de los seres humanos sin ningún tipo de control, es considerado un foco de contaminación del que pueden derivarse enfermedades infectocontagiosas con afectaciones en la piel y la salud en general”, precisó.

Salas considera de igual manera oportuno evaluar este problema en un Comité de Gestión del Riesgo con el fin de adoptar acciones y canalizar los recursos para que las diferentes instituciones desde su competencia puedan intervenir con soluciones para la población migrante y la ciudad en general. 

La constitución de albergues y sitios de paso sería una de las alternativas que estarían siendo estudiadas para recuperar el espacio público que ha sido invadido por los adultos y niños venezolanos que viven en la calle.

“Este es un tema de connotación nacional que debe ser priorizado en el plan del Gobierno. Estaremos atentos desde nuestra área para intervenir en lo que se defina en tal sentido”, puntualizó.





No hay comentarios.