51 veces

Los nombres que proponen las víctimas para dirigir el Centro Nacional de Memoria Histórica

En carta al presidente Iván Duque, un grupo de líderes y de organizaciones sociales, todas ellas de las zonas donde más se ha padecido el conflicto armado, le piden aplicar “criterios adecuados” en la asignación del director del Centro Nacional de Memoria Histórica (CNMH), para “garantizar la idoneidad y legitimidad”.

Las organizaciones ponen sobre la mesa una lista de siete nombres que, consideran, son personas idóneas y comprometidas éticamente en la protección y garantía de las víctimas y sus derechos, además de que cuentan con una trayectoria importante en el conocimiento del conflicto colombiano, las cuales serían ideales para ocupar la dirección del CNMH. Se trata de Gloria María Gallego García, Martha Nubia Bello, Daniel Pecaut, Jorge Rodríguez, Iván Orozco Abad, Jefferson Jaramillo y Camilo González Posso.

El mensaje a Duque se da un día después de que Vicente Torrijos, a quien el jefe de estado ya había nombrado para conducir dicha entidad, decidió desistir del cargo ante la polémica suscitada por su despido de la Universidad del Rosario, donde era profesor. Pero además, diferentes posturas expresadas en el reciente pasado, varias de ellas frente al conflicto, habían generado una lluvia de críticas hacia su nombramiento.

“Reiteramos que la reconstrucción de la memoria debe recoger la complejidad de lo ocurrido y develar responsabilidades de todos los actores del conflicto en los hechos victimizantes, por el respeto a quienes sufrieron graves violaciones a sus derechos o pérdidas de seres queridos. Los titulares del derecho a la memoria, según la Ley 1448 de 2011, son las víctimas. Las víctimas, sus organizaciones y la sociedad en general, deberán ser quienes construyan sus memorias a través de los mecanismos institucionales creados para garantizar sus derechos a la memoria y la verdad, entre otros, el CNMH”, señala la misiva.

En este sentido, los firmantes le recuerdan al primer mandatario que hace un mes pusieron a consideración un listado de condiciones que entienden que el Gobierno nacional, como representante del Estado, debe aplicar en la selección. Por eso, vuelven a exigir que en la conformación de órganos directivos del CNMH y el Museo Nacional de Memoria (MNM), en los que están presentes representantes de las instituciones estatales, prevalezca una representación mayoritaria de integrantes miembros de organizaciones víctimas y de la sociedad civil, como se ha realizado en instituciones similares en países del Cono Sur.

“Este momento de nuestra historia requiere de compromiso y voluntad política de construir juntos y juntas nuestro futuro, es la oportunidad para que el Estado colombiano se abra a las víctimas y la sociedad, para promover una participación e inclusión real, necesarias para fortalecer la reconciliación nacional, saldar la deuda histórica con las víctimas y garantizar la no repetición, evitando revictimizar a quienes históricamente han visto negada su voz”, concluye la carta.

Entre los firmantes están la Red Colombiana de Lugares de Memoria (RCLM), el Museo Itinerante de la Memoria y la Identidad de los Montes de María-Bolívar, el Quiosco de la Memoria de Las Brisas – San Juan de Nepomuceno, Bolívar, la Casa de Memoria de El Salado – Carmen de Bolívar, el Museo Comunitario de San Jacinto – Bolívar, el Centro Integral de Formación y Fortalecimiento Espiritual y Cultural Wiwa (CIFFEC), el Centro de Memoria del Conflicto de Valledupar, la Capilla de la Memoria de Fundescodes – Buenaventura, entre otros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *